Beneficios de establecer formalmente tu negocio


Cuando estás empezando a emprender, o bien, cuando ya tienes unos cuantos años con tu negocio, rodean al empresario muchos mitos acerca de la formalidad. Algunas personas creen que regularizar su negocio tiene más aspectos negativos que positivos, la realidad es que no podrían estar más equivocados.

Salir de la informalidad representa un gran paso para los emprendedores, pues lleva consigo múltiples beneficios de los que muchos no son conscientes.
A continuación, te compartimos algunas de las ventajas y beneficios que te ofrece la formalidad en tu negocio:
1.- Acceso a créditos. Al ser formal tienes la oportunidad de solicitarlos ante el sistema financiero formal. Algunas instituciones bancarias ofrecen líneas de crédito más accesibles para pequeñas y medianas empresas.

2.- Aumentas tu competitividad. La formalidad te da oportunidades que permiten a tu negocio sobresalir y crecer frente a otras empresas.

3.- Obtienes mayores oportunidades de crecimiento. Ya sea con créditos o con acceso a programas de apoyo por parte de instituciones gubernamentales. Además de la posibilidad de poder comercializar y hasta exportar tus propios productos.

4.- Transmites seriedad y confianza. Tus clientes y proveedores verán reflejado en tu negocio esa formalidad (incluso en los mismos comprobantes de pago), lo cual te permitirá destacarte con tu competencia informal. También te ayudará a acceder a la vía judicial en caso de tener dificultades con algún cliente o proveedor tuyo.

5.- Mayores oportunidades para asociarte con otras empresas formales o concretar contratos con ellos, así como participar en licitaciones de toda índole.

Adicional a esto, hay que recordar que actualmente se ofrecen esquemas para formalizarse y registrarse ante el SAT sin pagar impuestos durante el primer año, además de significativos descuentos durante nueve años más (bajo el Régimen de Incorporación Fiscal).

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Cuáles son las deducciones personales para devolución de impuestos?

¿Qué sucede si no presentas tu declaración anual?

Régimen de Incorporación Fiscal