El paradigma del cumplimiento


Desde el año 2013 entró en vigor una nueva regulación para todas aquellas actividades y profesiones no financieras (APNFD), por motivos de los compromisos internacionales que en nuestro país adoptamos, como es el caso del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI). Dicha regulación se creó promulgándose, en el año 2012, la ley para la prevención e identificación de operaciones con recursos de procedencia ilícita, también conocida como: Ley de lavado de dinero.

Con esta ley, las profesiones y actividades como: joyeros, casinos, arrendamientos, constructores, agentes inmobiliarios, contadores, abogados, notarios, empresas dedicadas al capital humano, préstamos, entre otros, deben robustecer sus controles internos, a fin de contar con elementos que le permitan recabar información de sus clientes con el propósito de informar a la autoridad sobre las operaciones que realizan, de acuerdo con una serie de umbrales de operación que la ley establece.

Dentro de las obligaciones que esta ley constituye se encuentran: realizar un expediente del cliente con una serie de requisitos, verificar si terceros incurren en las operaciones que se realizan, contar con un manual de políticas y procedimientos, enviar avisos en tiempo y forma, entre otros.

En la actualidad, es indispensable que esos sujetos obligados tengan un debido cumplimiento de estas obligaciones, toda vez que las multas por incurrir en alguna falta son elevadas y, la mayoría de las ocasiones, el sujeto obligado piensa que, cumpliendo con el envío de avisos ante la autoridad, da cabal cumplimiento a la norma en cuestión.



Una sana práctica es la evaluación de un tercero sobre los controles internos establecidos por el sujeto obligado, con esto se puede revelar si la información que se genera es adecuada a los estándares de la autoridad y, además, si el resto de requisitos de cumplimiento se están realizando de manera adecuada.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Cuáles son las deducciones personales para devolución de impuestos?

Régimen de Incorporación Fiscal

¿Qué sucede si no presentas tu declaración anual?